Aprende a entender la pintura surrealista

el surrealismo de Dalí

Aprende a entender la pintura surrealista

Comparte si te ha gustado

La pintura surrealista ha sido uno de los movimientos más populares que ha dado el siglo XX. Poniéndose de moda en el año 1924 cuando André Bretón, el cual es el padre del surrealismo. Fundó el movimiento y lanzó un manifiesto donde explicaba cuáles eran las pretensiones de cambio radical que suponía este movimiento. Como otros movimientos de vanguardias que pretendían cambiar el mundo y ejercerse como algo exclusivo para la cultura y el arte.

Desde entonces algunos de los artistas más populares del siglo XX siguieron sus ideas para plasmar el lienzo y todo aquello que estaba incluido en este manifiesto. La imaginación al poder, es una de las frases más populares del fundador.

El automatismo en la pintura surrealista

El automatismo en la pintura surrealista

La clave principal del surrealismo se encuentra en el control de la mente. Para este tipo de pintores la mente debe estar liberada. No debe de ejercer ningún tipo de control sobre lo que se está representando. Esto da lugar a dos tipos de expresión, por un lado tendríamos el automatismo, punto que da lugar a formas abstractas. Se trata de liberar la mano y va componiendo formas sin ningún tipo de control moviéndose de un lugar a otro sobre el lienzo, creando líneas abstractas sin ningún sentido ni orden concreto. Se trata de una liberación de la mente que hace lo primero que se le ocurre en cada momento.

Muchos surrealistas estaban interesados en el arte que podían realizar personas dementes o cuyas ideas escaparan a un control racional.

Pintura figurativa

Pintura figurativa

Una segunda vertiente de la pintura surrealista tiene que ver con la pintura figurativa. En la cual se incluyen imágenes que formarían parte del mundo de los sueños y la imaginación. Son imágenes más profundas que se encuentran en el interior de subconsciente humano, en muchos casos, escenas incongruentes que son difíciles de observar en la realidad. Cuyo resultado a veces tiene que ver con la vida o con el pasado traumático del artista.

Es curioso como algunos títulos debocan el misterio o la contradicción, suelen ser títulos largos o sugerentes como por ejemplo: La miel es más dulce que la sangre. Así se titula la primera obra surrealista de Salvador Dalí (hoy perdida), de la cual solo se conserva una fotografía en mal estado.

Si quieres conocer más sobre el arte, entra a nuestra categoría de <historia del arte> y sigue enriqueciendo tus conocimientos

Publicar comentario